Acude a urgencias por una torcedura de muñeca y le meten un dedo en el culo

Don P.M.L sufrió un accidente laboral mientras ejercía de yesaire echando horas el fin de semana y acude a urgencias un sábado por la tarde al centro de Salud de Caudete.  “Cuando llego a urgencias , me abre la puerta una enfermera , y me hace pasar al despacho del médico. Nada más entrar observo que el doctor era forastero , pero no de Yecla sino de fuera de España y me dió recelo , pero como estaba allí , no iba a darme la vuelta y largarme “-cuenta el trabajador. -“El médico me dijo algo que no comprendí , y yo me senté en la silla que tenía enfrente. Se me quedó mirando haciendo gestos con las manos y le dije que tenía la gobanilla retorcida. Yo ví que esa persona no me entendía demasiado , y entonces empecé a hablarle despacio que es como se entiende uno mejor : DO-LOR -GO-BA-NI-LLA ” -prosigue el paciente. Es entonces es cuando al parecer la historia toma un giro inesperado , ya que el doctor obliga al hombre a tumbarse en la camilla con los pantalones bajados.

-” Yo no entendía nada , pero como era el doctor , pues le hice caso. ¿Como iba a negarme ?. Entonces oí un ruido como de algo elástico y ví que se estaba poniendo unos guantes de esos blancos de goma. Cuando quise darme cuenta , aquel señor me metió un dedo en el culo sin poder hacer nada para evitarlo! Salí de allí como pude , gritándole barbaridades por no mamprenderlo y liarme a hostias , menos mal que pude contenerme porque he visto en la tele que ahora defienden mucho a los médicos y puedes buscarte un lío si tocas a alguno… ” -” Corrí hasta la calle sin ponerme siquiera los pantalones , cuando me dí cuenta estaba desnudo en la calle , nunca he pasado tanta vergüenza en mi vida !”

Hemos deducido que tal vez la pronunciación fonética de gobanilla corresponde de algún modo con la palabra almorrana o bien con algo relacionado con la próstata en algún idioma distinto del caudetano. -” Yo no entiendo de idiomas”-prosigue el paciente- ” Lo único que se , es que antes ibas al médico y había un respeto , ahora vas y te tocan el ojete sin venir a cuento , la cosa está muy mal , yo no soy racista ni nada de eso , soy ordenado y creo que cada uno tiene que trabajar en su pueblo. Si este señor tiene en su país la costumbre de meter el dedo en el ojete al vecino , pues que lo haga allí que estarán puestos. Pero no aquí. ”

Hemos preguntado a la víctima si ha puesto la queja pertinente y ha contestado : ” ¿Para qué ? , si no le va a pasar nada! el que venga detrás que arree. Yo no quiero líos , no voy más al médico y se acabó!”

Anuncios