Patrulla Guaridera

 

Con la reciente aprobación de la Ordenanza de Guaridas, Locales de Celebraciones y Antros de Vicio, se crea la figura del Vigilante Guaridero quien velará día y noche por el cumplimiento de la Ordenanza. El Vigilante Guaridero, cuya identidad se desconoce, tendrá autoridad absoluta para desempeñar su trabajo y ocupará el cuarto puesto en el escalafón de mando local, por detrás de Alcalde, Teniente de la Guardia Civil y Cabo de la Policía Local.

Si la guarida sancionada por no cumplir horarios o carecer de los condicionantes necesarios para su apertura no paga la correspondiente multa, el Vigilante Guaridero tiene órdenes para detener a los integrantes de la guarida y vaciarles los bolsillos. Ni que decir tiene que puede utilizar la violencia como le venga en gana, beber en horas de servicio o consumir todo tipo de sustancias que encuentre por las guaridas.

Para las tareas de vigilancia contará con un vehículo especial blindado para protegerse de los cubatas y taburetes que puedan tirarle en el desempeño de su labor. El vehículo tiene gran capacidad de carga para poder llevarse los barriles de cerveza y cajas de bebida que puedan ser requisados cuando la guarida no pague la sanción que le corresponda. No ha quedado claro qué se hará con toda la bebida que pueda requisarse, pero en el Ayuntamiento ya han acondicionado una barra en el último piso.

El Ayuntamiento ha reducido costes utilizando un viejo Renault 4 furgoneta que ha sido tuneado gratuitamente por una empresa local a cambio de que el Vigilante Guaridero haga la vista gorda cuando visite la guarida del dueño de esa empresa. Si bien no ha trascendido el nombre de la empresa ni los pormenores del acuerdo, corre el rumor de que un grupo de amas de casa que van andando todas las tardes a la Virgen conoce hasta el mínimo detalle de este asunto.

Anuncios